jueves, 14 de junio de 2012

Cuando era niña sentía mucha soledad, existía un vació que nada ni nadie podía llenar. Mi pregunta era siempre un por qué...
Decidí expresar todo sentimiento palpándolo en un papel, desprenderme de mis fantasmas y de mi rabia. El dolor ya comenzó a hacerse presente al observar todo lo que me rodeaba, sentir que solo podía volar recreándome en mi propia imaginación, en mi propio mundo. De mi solo podían decir que era una niña rara por ser antisocial y pasarme las horas en mi burbuja de cristal, pero nadie entendía que mis amigos eran las palabras. Ahora quiero comenzar de nuevo y esta vez resaltando todo lo que un día nadie conoció de mi. No pretendo demostrar, solo gritar lo que mi corazón me dicta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario