jueves, 21 de agosto de 2014

Hoy bendigo

Hoy bendigo las razones por las que esperaste aparecer en mi banco , por las que decidiste sentarte junto a mi  , solo observarme sin hablarme , con esos ojos que más que mirar desnudan el alma, tocan el corazón y erizan la piel .
Calladito , entre silencios te veo , te acercas con cautela y valor , sigues esperando a que lance mi mejor jugada , devolverte las miradas.
Mientras pensamos como actuar , nuestros cuerpos se enlazan entre el espacio , el espacio que hay de tu boca a la mía , de la mía a la tuya ...
Minutos eternizados , tiempo congelado , palabras entrecortadas , corazones latentes queriendo escapar ...
Te propongo un trato , de esos tratos que no conllevan a ser firmados ni mucho menos llevados a papel .
Te propongo o más bien te invito , a cogerme de la mano , no hace falta hablar , ni mucho menos comprometernos a más ,  solo cógeme de la mano y vayamos ...
Vayamos algún lugar donde  no exista el miedo ni el dolor ,  un sitio de esos que soñamos al acostarnos , ese tipo de sitios que hacen que sonrías hasta con los ojos cerrados.


No hay comentarios:

Publicar un comentario